«Salir, caminar y sembrar siempre de nuevo»

Mi nombre es Gerardo, tengo 24 años y soy seminarista de sexto curso. Tuve el placer, junto a dos compañeros míos: Jonathan Almeida y Jonathan Ravelo, de asistir a la Asamblea Nacional de Laicos de Parroquia, organizada por Acción Católica General, los días 3 y 6 de agosto en Santiago de Compostela.

Lo que viví esos tres días fue un derroche de espíritu eclesial y misionero; adultos, jóvenes y niños dispuestos a formarse y congregarse para llevar a cabo una necesaria y urgente renovación pastoral en la que, sin lugar a duda, los laicos tienen un papel protagonista.

Me llamó bastante la atención la capacidad de convocatoria que tuvo el encuentro (¡casi mil personas!), la organización tan exquisita, el apoyo del episcopado español y, sobre todo, la madurez espiritual y el compromiso de muchos militantes jóvenes, de mi edad, que están dispuestos a trabajar por el Reino de Dios en el mundo.

Sin duda, este encuentro me enseñó la importancia que tiene la Acción Católica, con todos sus movimientos especializados, en la formación, compromiso y espiritualidad de un laicado para el mundo de hoy.

Personalmente, como joven cristiano, aproveché el encuentro para estar con gente de mi edad que tienen inquietudes semejantes. Si de algo concreto me debo quedar es con el taller que nos hicieron unas chicas de la Archidiócesis de Barcelona, Blanca y Rocío, sobre la Revisión de Vida (Ver-Juzgar-Actuar). Nos enseñaban, a casi 30 jóvenes que éramos de cada grupo, a hacerla y nos mostraban  lo importante que es en sus vidas; y no en la de ellas solas, sino en muchos de los que estábamos escuchando. Para mí fue como un soplo de esperanza y me decía una y otra vez: los jóvenes en la Iglesia no estamos solos, quizás somos pocos, pero no estamos solos.

Me llevo una conclusión vital para mí: el futuro de la renovación pastoral pasa por la militancia cristiana, es decir, por cristianos que se congreguen en pequeños grupos de vida para formarse y hacer una lectura creyente de la realidad para, así, transformarla.

Desde la comunidad del Seminario Diocesano de Canarias agradecemos de corazón la amabilidad y hospitalidad que los militantes de la Acción Católica General de la Diócesis han tenido con nosotros.

ACG Santiago 2017

 

Iniciando un nuevo curso

  • Como es habitual, el 7 de septiembre volvíamos al Seminario después de un reconfortante verano, un tiempo para la familia, los amigos y el descanso. El reencuentro estuvo marcado por la acogida a los que se han incorporado este año: Alejandro Carmona Arrocha, de Lanzarote, Inocencio García Ramírez, de Las Palmas de Gran Canaria, y Yeray Martel Caballero, de Telde.
  • El viernes 8 de septiembre, fiesta de la Patrona de nuestra Diócesis, la Bienaventurada Virgen del Pino, tuvimos la ocasión de participar en la solemne Eucaristía presidida por nuestro Obispo en la Basílica mariana de Teror y así encomendarnos al inicio de un nuevo curso a nuestra Madre, la Virgen del Pino.
  • También en estos días, del domingo 10 al viernes 15 de septiembre, tuvimos los Ejercicios Espirituales en las casa de las Javerianas, de la Atalaya de Santa Brígida. Fueron días intensos de encuentro con el Señor acompañados por D. Pedro López de la Manzanara, quien hasta este curso y durante once años ha sido Rector del Seminario de la Diócesis de Ciudad Real. Desde estas líneas le agradecemos sus reflexiones y su presencia entre nosotros.

(Artículo publicado en el mensual diocesano Iglesia al Día
de septiembre-octubre de 2017)

Anuncios