«Debemos de poner en el centro de nuestro corazón el Seminario»

En el marco de la campaña del Día del Seminario, el pasado 6 de marzo tenía lugar el tradicional encuentro del Seminario con el Presbiterio de la Diócesis que contó con la participación de D. Sergio Requena Hurtado (Valencia, 1965), Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades, quien habló sobre «La vocación al ministerio presbiteral y la pastoral vocacional en el nuevo Plan de formación sacerdotal». Teniendo en cuenta su misión en la Conferencia Episcopal y aprovechando su estancia en nuestras islas le hemos entrevistado.

Sin título

Sergio, después de cinco años como Vicerrector del Seminario Mayor de su archidiócesis de Valencia, a finales de septiembre de 2016, la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española le nombraba director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades, a la que por cierto pertenece nuestro Obispo D. Francisco Cases, ¿en qué consiste su misión al frente de dicho Secretariado?

  • Veo una cierta continuidad con lo que venía haciendo en el Seminario de mi diócesis. Allí acompañaba como formador a los seminaristas, ahora, desde esta tarea que se me ha encomendado, estoy llamado a servir a los formadores de los seminarios españoles; creo que es lo que mejor define mi trabajo. Entre otras cosas, organizamos una vez al año encuentros nacionales con los rectores y formadores de los seminarios, les ofrecemos apoyo y formación en su tarea. Llevamos adelante la campaña del día del Seminario. Apoyamos el trabajo que desarrollan los delegados de pastoral vocacional y sus equipos… En resumen, es un servicio que se ofrece desde la Conferencia episcopal, en el que se expresa de manera muy clara la preocupación de nuestros obispos por la institución del Seminario y por las vocaciones.

 

La misión que actualmente desempeña en el seno de la Conferencia Episcopal le ofrece una atalaya singular desde la que observar la realidad de los Seminarios en España, ¿qué visión general nos puede dar sobre el «estado de salud» del que gozan de nuestros Seminarios?

  • Creo que en general gozan de buena salud. Hay no obstante diferentes realidades con problemáticas diversas. Entre otros temas que nos preocupan destaca el de la escasez vocacional, pero este aspecto se nota más cuando más pequeño es el Seminario. El desafío es dar siempre una formación de calidad. Por eso, es muy importante el proceso de asimilación de la nueva Ratio Fundamentalis en el que estamos inmersos. En ella se da una especial relevancia a la formación humana, se nos pide que acompañemos al seminarista a alcanzar una personalidad equilibrada, serena y estable.

 

En octubre tendrá lugar en Roma la Asamblea ordinaria del Sínodo de los Obispos que tratará el nada fácil tema de «La fe, los jóvenes y el discernimiento vocacional», el Secretariado que dirige ha estado involucrado en la fase preparatoria que se ha llevado a cabo en nuestro País con la recopilación de las respuestas recibidas al cuestionario enviado a tal fin, ¿qué podría destacar de las respuestas recibidas? ¿cómo se vive el tema discernimiento vocacional entre los jóvenes y en la pastoral de las diócesis españolas?

  • Entre otras cosas, que los jóvenes valoran muy positivamente las diferentes propuestas e iniciativas de la Iglesia para acercarse a ellos, pero piden que dedique más tiempo y personas para escucharlos. En general se echa en falta una mayor cultura vocacional, que oriente a comunidades, familias y jóvenes, logrando así un mayor compromiso en el discernimiento vocacional y un acompañamiento adecuado a los jóvenes.

 

Y ya para acabar esta entrevista, el próximo fin de semana 17 y 18 de marzo se celebra la campaña del Día del Seminario, que este año lleva por lema «Apóstoles para los jóvenes». ¿Qué podría decir sobre esta celebración a nuestros lectores?

  • El día del Seminario nos recuerda que debemos de poner en el centro de nuestro corazón el Seminario y sus necesidades, porque los pastores del mañana merecen todo nuestro cariño y esfuerzo.

 

(Artículo publicado en el mensual diocesano Iglesia al Día
de marzo de 2018)

Anuncios