Encuentro Monaguillos 2018

«Llamados por el rostro de Jesús», también los más jóvenes del Seminario

 

«Llamados por el rostro de Jesús» es el lema que durante el presente curso, en continuidad con el Campamento vocacional del verano pasado, estamos trabajando en el Seminario Menor de nuestra Diócesis; en las convivencias mensuales de fin de semana que tenemos, en las que intentamos conocer más a Jesús, a través de la convivencia y las actividades comunitarias que nos ayudan a crecer en el servicio, en el amor a Dios y a los hermanos. Una experiencia que los seminaristas menores disfrutan de tal manera que cuentan los días hasta la siguiente convivencia. En la pasada convivencia de enero ellos mismos escribieron el artículo que ahora les ofrecemos.

Un lema y un objetivo para el curso

A lo largo de este curso los seminaristas menores nos disponemos buscar el rostro de Jesús en las distintas actividades que realizamos en las convivencias y luego en nuestras casas. Buscamos el rostro de Jesús en el que nos necesita, en nuestros hermanos, en la familia y los amigos, en la oración… para que así, de aquí a final de curso, podamos no sólo descubrir el rostro de Jesús que nos llama, sino ser también nosotros ese rostro para nuestros hermanos. Buscamos crecer como personas y también como cristianos, en el trato con Dios; tener más confianza con Él. Ojalá que al acabar el curso y mirar para atrás veamos que hemos alcanzado estos propósitos y hemos mejorado todos, que seamos más amigos y que podamos enseñar a los demás lo grande que es Dios.

La marcha del curso

Este curso 2017/18 lo hemos comenzado de una manera muy diferente a otros anteriores. ¿Por qué decimos diferente? Porque lo hemos comenzado con más ganas que nunca ya que se han incorporado nuevos compañeros, hemos visitado nuevos lugares y además por volver a encontrarnos con nuestros amigos. De todo lo que hemos realizado hasta el momento queremos destacar una actividad que consideramos la más bonita de todas: cuando fuimos a cantar al Hogar de Ancianos en Tafira Baja durante la convivencia de diciembre. La destacamos simplemente porque con cantar unas típicas y sencillas canciones navideñas alegramos la mañana a los mayores que estaban allí, se les veía en sus caras. Nos llenaba de alegría verles felices cantando con nosotros y tocando las palmas. Como ésta ha habido otras muchas actividades: excursión, como la que hicimos a Agüimes y Arinaga; momentos de estudio, de formación y de oración, incluso una vigilia de adviento; paseos, películas, juegos, deportes…

Unos meses intensos que nos han dejado un buen sabor de boca. De hecho, si esto ha sido así en estos primeros meses, estamos seguros de que los próximos que nos quedan haremos aún más cosas estupendas como el Encuentro de Monaguillos que tendremos en marzo, la Jornada de Puertas Abiertas en mayo y, sobre todo, el Campamento vocacional de finales de junio. Te invitamos a conocernos y participar con nosotros en estas actividades.

Algunos Testimonios:

Este es, en primera persona, el testimonio de algunos de nuestros seminaristas menores: los dos más pequeños y los dos más grandes.

Carlos A. Díaz Alonso (12 años): «Cuando con once años me invitaron a la Jornada de Puertas Abiertas del Seminario Menor descubrí un lugar donde poder mejorar mi relación con Dios y estar abierto a lo que Él me pidiera».

Alejandro J. Moreno Fleitas (12 años): «Mi experiencia en el Seminario ha sido muy buena. Me he encontrado con unos compañeros muy simpáticos que comparten conmigo el amor a Dios, con el que ahora tengo una mayor relación».

Juan Medina Naranjo (17 años): «La entrada al Seminario me permitió conocer más de cerca una realidad diocesana que, aún sintiéndome llamado a estar en ella, desconocía bastante. Me ha ayudado a confirmar mi vocación y continuar estando dispuesto a cumplir la voluntad del Señor en mi vida».

Norberto Quintana Santana (17 años): «A raíz de estos nueve años que llevo en el Seminario Menor me he sentido como si estuviese en mi casa gracias a la experiencia del amor de Dios que he compartido con mis compañeros, abriendo así mi corazón a seguirle».

IMG-20171119-WA0012

 

Un intenso fin de curso

Este año el fin de curso en el Seminario está siendo especialmente intenso. Comenzábamos con la visita a la isla de Lanzarote a finales del pasado mes de abril. Prácticamente el Seminario Mayor entero nos trasladamos a la isla conejera con dos objetivos que humildemente creemos fueron alcanzados: conocer su realidad eclesial y hacer presente allí al Seminario. Fueron unos días cargados de encuentros y actividades: con los sacerdotes de la isla que nos acogieron maravillosamente, con niños y jóvenes, con las distintas comunidades parroquiales, etc. En esos días los seminaristas y formadores que fuimos nos distribuimos en distintas parroquias con el fin de llegar al mayor número de personas y comunidades. Y así fue. Ciertamente fue una experiencia muy positiva que nos ha enriquecido y nos ha ayudado a ampliar la visión de nuestra diócesis y del servicio ministerial que, si Dios quiere y así la Iglesia lo considera, un día se nos podrá pedir. Desde estas líneas expresamos nuestro agradecimiento a cuantos hicieron posible esta iniciativa y a los que contribuyeron a que saliera todo tan bien, como salió. Gracias a esa viva porción del Pueblo de Dios que peregrina en Lanzarote, y que tal vez nos estén leyendo. Les llevamos en nuestro corazón y rezamos por ustedes, como esperamos que también ustedes recen por nosotros y que lleven en el corazón y en su oración la preocupación por la promoción de las vocaciones sacerdotales.

 

Después de la experiencia de Lanzarote, ahora toca “poner los codos” para sacar lo mejor posible el curso académico en el Istic. Luego en julio ya vendrá el tiempo de las revisiones para valorar este curso que está acabando y nuestro proceso de discernimiento y formación en este camino vocacional que estamos siguiendo.

Cartel Campamento 2017

Los seminaristas menores, por su parte, tendrán a finales de este mes de junio el Campamento vocacional que, como cada año, organiza el Seminario Menor dirigido a chicos de entre 12 y 16 años. Tendrá lugar en el Centro de Pastoral (Campus de Tafira) del lunes 26 de junio al sábado 1 de julio. Unos días cargados de actividades en los que, además de hacer nuevas amistades, los muchachos tendrán la posibilidad de conocer más a Jesús, crecer en valores y, también, descubrir que todos en esta vida tenemos una misión a la que el Señor nos llama y que nos hace felices. Si conoces a algún joven que pueda estar interesado, no dudes en ofrecerle el campamento como actividad para este verano y contactar con tu parroquia o el Seminario Diocesano.

Además, este año, algunos de nuestros seminaristas menores participarán en el Encuentro nacional de seminaristas menores de bachillerato que tendrá lugar en Lugo del 9 al 13 de julio.

 

Ordenación diaconal

Tenemos la alegría de comunicarles que el sábado 1 de julio a las 11h en la Catedral, nuestro compañero Pedro Luis Martínez Rodríguez será ordenado diácono. Es un motivo de alegría para toda la Diócesis y por eso queremos invitarte a que nos acompañes ese día, ciertamente, con tu oración y, ojalá también, con tu presencia.

Tarjeta de ordenación Pedro

(Artículo publicado en el mensual diocesano Iglesia al Día de junio de 2017)